Lifestyle

Ya llegó la Navidad, y con ella el Tió

DSC_0102_bona

Estos días de fiesta en casa hemos aprovechado para poner en marcha la Operación Navidad. Para este tipo de cosas he de reconocer que soy muy tradicional y sigo al pie de la letra lo que siempre he visto en casa de mis padres. Así que el día 6 de diciembre tocó montar el árbol.

Este año ha sido especial por ser el primero de la Chica, que aunque no se enteró de nada, disfrutó un montón viendo las bolitas y las lucecitas (ya tengo nuevo sitio donde dejarla un momentito mientras yo hago faena: delante del árbol). B ya es el tercer año que vive la Navidad en casa, pero creo que ha sido el que más lo ha disfrutado. En 2013 la recuerdo jugando aún con los envoltorios de la decoración, y este año ya ha pasado a ‘qué mono es esto’ o ‘me gusta la estrella porque tiene brillo’ (a veces creo que habita una adolescente de 14 años en su interior).

Leer más

5 recuerdos de este verano

Pasada la fase que os contaba el otro día aquí de ‘quiero que termine el verano’ toca reconocer que estos meses también han tenido cosas chulas. Hoy os cuento las cinco que más feliz me han hecho, sumándome así a la idea de 39 semanas.

1. Enterarme, una noche de fuegos artificiales un poco atropellada, que voy a ser tía, o lo que es lo mismo, que mi hermana está embarazada. Otro día me pondré sensiblona con el tema. Aún no sabemos qué es, pero aquí la tita molona ya está pensando en hacerle mil cosas para su rinconcito, comprarle muchas mudas cuquis y mimarlo como si no hubiese un mañana.

2. Hacer el café cada mañana con mis mujeres y niñas del Cafelito. Cafés entre pañales, donuts repartidos entre tres, juguetes repetidos para que no se peleen, pero sobretodo muchas risas (y muchas ganas de que llegase septiembre). Voy a echar de menos esos ratitos cuando empiece a trabajar…

3. Dormir siestas eternas con mis dos niñas. Amontonadas las tres en el sofá o en la cama, pegadas como cromos, pero las siestas más ricas que tendré jamás. Esa sensación de ‘se han dormido’ es gloria… Muchos días me quedaba despierta de la emoción que me suponía tener un rato para mí, pero en el 80% de los casos, me he unido a ellas. Siestas de babilla, las llamo.

4. Celebrar el primer aniversario de Escampalaboira.cat. Bien sabéis que este proyecto me comporta muchas horas de no sueño y muchas reuniones. Pero la satisfacción y la felicidad que comporta ver una cosa tuya (y de mis socios, claro) no se puede explicar en tres palabras. A finales de mes cumplimos un año, y espero q esto crezca y cumplamos muchos más.

5. Vivir la primera sonrisa de La Chica. Ver como se ríe a carcajadas con su hermana, que es capaz de echarse al suelo para hacerla reir. Cuando se saca el bibi de la boca bajo una sonrisa de ‘estoy enamorada de mamá’ y a mí se me cae la baba… Noto que con ella ya hemos pasado los meses más duros y ahora empezamos a disfrutar.

Y esto es todo!

Feliz fin de semana. Nos vemos el lunes!

Un abrazo!

¡Feliz Sant Jordi!

Cuenta la leyenda que en la villa medieval de Montblanc un dragón tenía atemorizados a todos los habitantes. Para tener satisfecha a la bestia, los vecinos le ofrecían cada día un animal para comer. Llegó el día en que no quedaron animales para abastecer al dragón… Los habitantes, atemorizados por la reacción de la bestia, decidieron hacer un sorteo entre todos los vecinos. Quien saliera elegido sería ofrecido al dragón para una de sus comidas. El azar quiso que la persona elegida fuese la princesa así que ésta sería su manjar. Pero un valiente caballero llamado Sant Jordi apareció en el pueblo para salvar a la princesa, matando al dragón con una lanza. De la sangre derramada nació un rosal, y el caballero regaló una rosa a la princesa… (Imaginaos el resto :P)

Leer más

Caramelles

Supongo que muchos de vosotros aprovecharéis esta semana de vacaciones para viajar, ir al pueblo, a la playa o simplemente desconectar del curro, de los jefes y de la maldita rutina. Eso es lo que se suele hacer en Semana Santa. Y digo suele, porque aquí no hacemos eso, hacemos algo mejor, festejamos Les Caramelles. Para mí, la fiesta más bonita e importante de nuestro pueblo.

Les Caramelles se celebran el fin de semana de Pascua (este año 19 y 20 de abril) y son canciones y bailes populares que los caramellaires (así es como llamamos a los participantes) cantan y bailan por las casas del municipio para llevar la Pascua a cada rincón. Esa es la teoría.

A la práctica, Les Caramelles son dos días de alegría, de fiesta, de ‘ir todos a la una’, de beber mistela y moscatel y de comer garrapinyades… De celebrar la Pascua con tu gente, con tus vecinos, o con los que solo ves dos veces al año. De reír, reír mucho, y de llorar de emoción cuando escuchas la Sardana de tu pueblo. De tirar petardos, de madrugar y de gafas de sol para esconder la resaca (poco o mucho todo el mundo levanta el codo en Caramelles :P). De flores, ballestes y barretinas. Les Caramelles son únicas, y hace falta vivirlas para comprender todo esto que os cuento.

(Creo que me he emocionado un poco escribiendo ésto, pero entendedme, llevo celebrándolas desde el año en que nací. Mi madre es caramellaire, mi hermana, mis primas, mis amigos, Uri  y mi hija. Todos en casa hemos ‘mamado’ esta tradición y todos ‘arañamos’ por ella. Que nos toquen lo que quieran, pero Les Caramelles no).

Los niños/hombres visten con barretina, faja roja y esperdenyes. Las niñas con falda de flores, esperdenyes, corpiño, red y manguitos. Y las mujeres con falda de flores, esperdenyes y cinturón rojo. (Mi barrigota y yo, este año, vamos a hacer lo que podamos. No hay camisa que nos abroche a las dos, jajajaja). Los bastoners (que bailan con palos de madera), visten de blanco, con faja y falda roja, pañuelo rojo en la cabeza y cascabeles en la parte baja de las piernas.

faldilla

Falda

esperdenyes

Esperdenyes

red

Red y manguitos

DSC_0103

DSC_0105

Los trajes de Caramelles dibujados por Anna A. y Laura A.en el cuento infantil ‘Caramelles

bastoners

‘Robado’ de un bastoner (perdoneu-me, macos!)

Y, a modo de introducción, ésto es todo. Una vez pasada la fiesta, prometo foto familiar de caramellaires.

Y vosotros, ¿qué planes tenéis para estas vacaciones?