Reflexiones

Tercer hijo, sí o no?

Son muchas las personas que me preguntan, a menudo, si vamos a ir a por un tercer hijo, a por el niño y siempre respondo lo mismo “a no ser que me vuelva loca, no”. Llamadme egoísta, pero ahora que mi vida vuelve a ser medio normal? Ni hablar.

(Reconozco que este es el típico post que quizás dentro de unos años tenga que comerme con patatas. Pero la verdad es que no me importa).

Siempre digo que para nosotros, el verdadero cambio en nuestra vida fue con el paso a la bimaternidad. Con la primera nos preparamos, estuvimos 9 meses dedicados a su llegada, y un año y medio mano a mano para criarla. Fue una etapa preciosa, los dos y B, B y los dos. Teníamos claro que queríamos darle una hermanita (y hablo en femenino porque yo quería una hermana para B, sí o sí), pero lo que no sabíamos era que con la llegada de la pequeña nuestra vida iba a cambiar tanto.

Leer más

Cumpleaños feliz, pequeña.

A ti, que llegaste a nuestras vidas para ponerlas patas arriba. Sí, a ti, que ahora no entiendes más que de mimos y de juegos, y de biberones y chupetes. Hoy, que es tu segundo cumpleaños, vengo a hablarte a ti.

Reconozco que cuando me enteré que estaba embarazada lloré un poco. No sabía muy bien lo que me venía encima, y aunque lo deseaba con todas mis fuerzas, me daba un poco de pánico convertirme en mamá de dos, hacer de B una hermana mayor, y pasar a gestionar una familia de cuatro. Tenía miedo, pero sonreía. Sabía que te quería, pero dudaba. Sí, cariño, a veces las mamás dudamos con el segundo embarazo. Tenemos pánico a no saber multiplicar nuestro amor y nos da miedo salir de nuestra zona de confort que dicen ahora las modernas. Pero aún así, estaba convencida que iba a ser una aventura fascinante, y no me equivocaba. Estos dos años a tu lado han sido de todo, menos aburridos.

Leer más

Qué hago en Internet?

Llevo mucho tiempo queriendo escribir este post. Mucha gente de mi entorno a menudo me pregunta: ¿pero tú que es lo que haces en Internet? A lo que yo siempre respondo: disfrutar. Es cierto, y además creo que es lo que todos deberíamos responder ante preguntas de ese tipo, llámale Internet llámale vida.

No concibo mi día a día sin un minuto de conexión

Sin un momento de “a ver qué se cuece por aquí”. Evidentemente podría vivir sin ello, y no es una primera necesidad, pero prefiero tener un rato al día para el mundo 2.0 que no tenerlo. Subir fotos a Instagram, soltar mi discurso en Snapchat, o seguir debates vía Twitter. Como el que se reserva un ratito para ir al gimnasio o para no hacer nada, llamadme friki.

Leer más

Queridos Reyes Magos…

Así empezaría mi carta de deseos para preparar el terreno de cara al próximo 6 de enero, pero no. Este año mi carta es así:

“Queridas Reinas Magas, soy mamá.

Os escribo esta carta para pediros un montón de cosas para la noche de Reyes y para el resto de los días que pasemos juntas.

Este año he sido muy buena todo lo buena que he sabido ser. Quizás ha habido días que no he logrado sacar un sobresaliente, pero me he esforzado, y en casa siempre han dicho que eso es lo que cuenta, así que ésta es mi lista de deseos:

Leer más

Adiós, amigo, adiós.

Recuerdo una vez, en primero de Bachillerato, la profe de Filosofía nos dijo “los amigos que tenéis ahora, probablemente no serán los mismos que tendréis dentro de diez años”, y todos, mirándonos los unos a los otros soltamos un “si hombre! Nosotros seremos amigos para siempre!”. Ja! Cuánta razón tenía esa profe…

Af0sF2OS5S5gatqrKzVP_SilhoutteLa vida nos cambia, evolucionamos, tenemos nuevas inquietudes y los amigos vienen y van. O mejor dicho, los conocidos vienen y van, los amigos (los de verdad) se quedan. Hay una época en la vida, en la que tenemos muchos amigos (hablo en masculino pero incluyo también amigas), un montón de gente dispuesta a dar por nosotros hasta un ojo, a pelear y a beberse la noche a nuestro lado aunque ese día no apetezca salir. Es una época en la que todos hemos tenido las mismas inquietudes: la música, la noche y las cervezas.

Leer más