Cuenta la leyenda que en la villa medieval de Montblanc un dragón tenía atemorizados a todos los habitantes. Para tener satisfecha a la bestia, los vecinos le ofrecían cada día un animal para comer. Llegó el día en que no quedaron animales para abastecer al dragón… Los habitantes, atemorizados por la reacción de la bestia, decidieron hacer un sorteo entre todos los vecinos. Quien saliera elegido sería ofrecido al dragón para una de sus comidas. El azar quiso que la persona elegida fuese la princesa así que ésta sería su manjar. Pero un valiente caballero llamado Sant Jordi apareció en el pueblo para salvar a la princesa, matando al dragón con una lanza. De la sangre derramada nació un rosal, y el caballero regaló una rosa a la princesa… (Imaginaos el resto :P)

Ésa es la historia de Sant Jordi, patrón de Catalunya, y culpable de que hoy, en nuestra tierra, sea uno de los días más bonitos del año (que no festivo, como debería ser, pero eso es un tema aparte).

Cada 23 de abril, los catalanes nos ‘echamos’ a la calle, porque Sant Jordi se vive en ella. Trabajes o no, buscas un rato para impregnarte de la esencia de la fiesta. Sant Jordi de vive entre paradas de libros que ocupan las plazas y paseos de cada pueblo y ciudad. Se vive entre rosas, entre sonrisas y entre declaraciones de amor. Hoy aquí es tradición que la chica regale un libro a su pareja, y que el chico obsequie a la chica con una rosa, por eso se dice que hoy es nuestro día de los enamorados (yo no soy mucho de entenderlo como tal. Me gusta la fiesta, y punto).

Por eso hoy quiero felicitaros a todos en este día tan especial. Los que lo vivís, disfrutadlo mucho. Los que no, imaginaos como de bonitas están las calles y disfrutadlo también.

Os dejo con la ilustración que Joan Turu ha preparado para el Sant Jordi de este año. Porque las chicas también podemos salvar a los chicos. Y a éstos también les gustan las flores.

st jordi 2014 bona

¡FELIZ SANT JORDI!