Desde hace unos días el mundo blogger se ha llenado de Halloween, esa fiesta americana de ‘terroríficos disfraces’ que, cada vez más, se celebra en estos lares. Manualidades para los más peques, guirnaldas, fiestas preciosas y todo un sinfín de objetos para ambientar nuestras casas para la noche del 31 de octubre. Y qué queréis que os diga, a mí no me gusta. No porque sea una tradición americana, ni mucho menos. Sino porque para disfrazarse ya está Carnaval y aquí se celebra La Castañada.

Y ahora me preguntaréis… Y qué tiene La Castañada? Pues a primera vista no es ni la mitad de divertida que Halloween, para qué os voy a engañar, pero siempre la he vivido como una noche larga entre amigos, y eso es más guay que cualquier máscara del terror. Normalmente cenamos todos juntos, se comen castañas asadas, moniatos y panellets hasta que te salen los piñones por las orejas, y se bebe moscatell, mucho moscatell.

Y pensando en esta fiesta, y debido a que este año los padres tenemos que visitar como mínimo una vez la clase de nuestros niños, organicé un taller de estampación de camisetas nivel básico para niños de 2-3 años. Os adelanto que no nos salió ni la mitad de bien de lo que esperaba… Las prisas de última hora me hicieron improvisar y… error! Cagarla con la parte más básica… Lo importante es que ellos lo pasaron bomba y yo me lo pasé genial preparando los materiales para ellos.

Material utilizado

  • Goma eva
  • Tapones de corcho Tapas de botes de cristal
  • Pintura para téxtil

Paso a paso

1) Hacer una plantilla con la forma que queráis y repetirla tantas veces como sea necesario en la goma eva. Yo dibujé una hoja y una castaña.

2) Recortar las siluetas y pegarlas en tapones de corcho (Error!!!!) Las prisas no me dejaron ver que, de este modo, solo iba a quedar marcado en la camiseta la parte del tapón de corcho, sin que se vieran bien las formas que había dibujado. Por eso, a posteriori, he perfeccionado la técnica pegando la goma eva a una tapa de un bote de cristal (o cualquier otra superficie), así la presión es similar en toda la superficie de la forma.

foto 1

3) Mojar el tampón en la pintura. Cuando lo probé en casa quedó muy bien, pero claro, no pensé en que los niños de la clase de B (ella incluída) son niños, y brutos, y para ellos mojar el tampón quiere decir ‘bañar’ el tampón.

4) Estampar la camiseta. A raíz de mi ‘cagada’ de primero de estampación, les tuve que ayudar presionando en las formas para que quedase bien. Como solo tengo dos manos y eran diez niños, eso fue el caos. Cuando me quise dar cuenta estaban todos llenos de pintura, manos, batas, caras… Y sus camisetas… Bueno, digamos que las formas fueron lo de menos.

Os enseño el resultado de mi primer taller accidentado de estampación para niños. Prometo perfeccionar la técnica y enseñároslo pronto.

foto 5

foto 1 (2)

foto 2 (2)

 

Y esto es todo por hoy, espero que os haya gustado este DIY tan atropellado otoñal. La verdad es que, salvo el error con los tampones, nos lo pasamos en grande. Ellos disfrutaron y yo más. Os recuerdo que mañana nuevo post con el resultado del #whatdoyoudiy de octubre.

Y por cierto, seáis más de Castañada o de Halloween, pasadlo en grande!