embarazo

Tercer hijo, sí o no?

Son muchas las personas que me preguntan, a menudo, si vamos a ir a por un tercer hijo, a por el niño y siempre respondo lo mismo “a no ser que me vuelva loca, no”. Llamadme egoísta, pero ahora que mi vida vuelve a ser medio normal? Ni hablar.

(Reconozco que este es el típico post que quizás dentro de unos años tenga que comerme con patatas. Pero la verdad es que no me importa).

Siempre digo que para nosotros, el verdadero cambio en nuestra vida fue con el paso a la bimaternidad. Con la primera nos preparamos, estuvimos 9 meses dedicados a su llegada, y un año y medio mano a mano para criarla. Fue una etapa preciosa, los dos y B, B y los dos. Teníamos claro que queríamos darle una hermanita (y hablo en femenino porque yo quería una hermana para B, sí o sí), pero lo que no sabíamos era que con la llegada de la pequeña nuestra vida iba a cambiar tanto.

Leer más

A quién espera… la desesperan

Una de las peores cosas que le pueden pasar a una embarazada es llegar al día D y que no se ponga de parto. Por experiencia sé lo pesado que son los últimos días, y eso que B nació en la 39+3 y la Chica en las 40 clavadas, pero aun así los últimos días de ambos embarazos fueron horribles, y si vives en un pueblo más.

_O2N6229_COLOR

Las personas, por naturaleza, somos cotillas, nos gusta interesarnos por la vida de los demás. Pero las personas de pueblo, lo somos más (y digo somos porque yo también tengo ese gen), y cuando vives en un pueblo y estás a punto de reventar, todas las miradas se fijan en ti, todo el mundo quiere saber cuándo te toca y todos son muy brujos para fijar la fecha de parto. Ese interés es de agradecer la primera, la segunda, y hasta la tercera vez, pero llega un punto que estás hasta el moño de que te paren por la calle.

Hoy, hablando con mi hermana, que está a puntito de ser mamá por primera vez, me he acordado de todas y cada una de las frases que me decían a mí los días (semanas) previos, y que seguro las mamás que hay por aquí también habéis escuchado.

Leer más

El segundo embarazo

Hoy vengo a desahogarme, tal cual. A contaros que justo mañana entro en la semana 39 de mi embarazo y parece que hace un siglo, por no decir dos, que en el predictor salió eso de ‘embarazada 1-2’. Porque que no os engañen, no dura lo mismo un embarazo que otro. El tiempo, una vez más, ha vuelto a engañarme. Estas últimas semanas se están haciendo muy largas, todo lo largo que no se me hizo el primero.

Al principio de esta aventura creí que iba a ser un pimpam, por eso de que teniendo a otra hija estaría más ocupada y no tendría tanto tiempo de pensar en el embarazo. Mentira. He estado más ocupada y no he tenido tiempo de pensar, pero se me ha hecho eterno. Ya lo dicen, que no hay dos ‘9 meses’ iguales, pero ¿tan distintos? Noooooo.

Para que os hagáis una idea, os hago una comparativa entre lo que fue mi primer embarazo  y lo que ha sido el segundo. Sé que todos los hijos se quieren por igual, estoy segura, no lo pongo en duda, pero lo que son las 40 semanas antes de ver su cara, no se viven igual, eso tenedlo claro desde ya.

Leer más

Postparto: lo que no te cuentan

El otro día, hablando con una amiga que acaba de ser madre y que está en pleno y agotador postparto, me di cuenta que cuando una está embarazada muy poca gente te cuenta qué es el postparto. Ese periodo de adaptación a la vida materna y a tu bebé.

Sí, nos tiramos meses leyendo sobre el embarazo, tipos de parto, cómo son las contracciones, etc. Nos enseñan a respirar, a colocarnos bien para que el parto sea menos doloroso, pero nadie te dice que cuando llegues a casa vas a ser una braga con ganas de llorar noche y día.

Y pensando en mi postparto me ha apetecido haceros una lista de cosas que a mí me ocurrieron (si vais a ser mamis, estad preparadas) y cómo podéis colaborar si estáis cerca de alguien que acaba de parir.

Leer más