familia

Perderse en el Empordà

Los que me seguís en Instagram, sabréis que a finales de agosto pasamos cuatro días en el Empordà. Normalmente, nuestras visitas a esa maravillosa tierra se basaban en playa, calas, sol y buen comer. Cuando éramos más jóvenes, alquilábamos un apartamento de seis con nuestros amigos y nos metíamos 15. Con los años fuimos centrándonos y viviendo los veranos más de relax, y ahora que tenemos niñas, lo que queríamos era algo tranquilo, calma y algo de playa. Y por suerte, los abuelos se encargaron de llevarnos al sitio ideal: Ca l’Anguila.

Ca l’Anguila es una casa rural situada en la comarca del Baix Empordà, a 300 metros del precioso pueblo medieval de Peratallada. Es un municipio de interior, a escasos minutos de las playas más cercanas, pero os aseguro que a ese pueblo no le hace falta mar ni barquitos para ser de diez. Pero hoy os vengo a hablar de esa casa. No habíamos estado nunca, y la verdad es que nos encantó y no nos defraudó nada.

Leer más

¡Bienvenido septiembre!

Querido septiembre, llevo esperándote con los brazos abiertos desde principios de verano.

Así empezaría mi carta de amor al mes nueve del año. Normalmente, septiembre no me ha hecho ni tilín. Nada. Empezaba el curso, se iba el calor, las noches de verano… Ninguna cosa que compensase perder de vista el mes de agosto, uno de mis favoritos del año. Pero este año, este año ha sido distinto y necesito el mes de septiembre como el aire que respiro, así que ‘chaval’, espero que estés a la altura.

Leer más

Nuestra arma secreta: los abuelos

Hoy vengo con un post homenaje escrito basándome en la más estricta realidad. Hay mucha gente que me pregunta cómo me organizo con las dos niñas. Sí, es la típica pregunta que todo el mundo hace, no sé muy bien si para escuchar un ‘fatal’ o para saber realmente mi manera de llevarlo todo más o menos bien. Bueno, sea cual sea el motivo, mi respuesta siempre es la misma: ‘muy bien, pero porque tengo mucha ayuda’. Y es verdad. Nuestras hijas tienen la suerte de contar con cuatro buenosabuelos, dos avis y dos iaies, que nos cuidan, nos miman y nos ayudan a organizar nuestras vidas.

No sé si vosotros en vuestra infancia habéis contado con la presencia de vuestros abuelos en vuestras vidas. O si contáis con la ayuda de padres y madres que hacen de abuelos de vuestros hijos. Si la respuesta es que sí, sabéis el valor que tiene todo lo que os voy a contar.

Leer más

Estrenando nueva vida

Hemos estado unos días fuera de combate, pero solo ha sido por un buen motivo: ¡la hermana pequeña ya está aquí! Con una puntualidad británica, la baby de la familia llegó el martes 27, justo el día que cumplía 40 semanas de embarazo (para qué adelantarse con lo que mola llegar ‘en punto’?). Fue todo muy bien, y tanto la niña como yo estamos estupendas. Bueno, en mi caso léase estupenda a no parecer un trapo, no vayamos a pedir mucho más por ahora.

Dejadme ponerme un poco ñoña ahora, pero hay cosas que habían quedado guardadas en mis sentidos y que ahora han vuelto a mi vida, con más calma. Porque con la peque, aunque parezca imposible, me lo estoy tomando todo con mucha calma, sin prisa (todo ello gracias a esa cierta experiencia que ya tengo, al buenpadre, a los buenosabuelos/tíos y sobre todo, gracias a B, que lo está poniendo fácil).

He ganado muchos minutos mirando unos ojos que casi no ven, pero que sienten. He llorado viendo a B fascinada ante su hermana pequeña. He vuelto a abrazar a un recién nacido y me ha encantado como me encantó la primera vez. He podido bañar a la hermana mayor y jugar con ella como hacía días que no podía. He dormido con À encima y se nos ha caído la baba a las dos. Me he reído cuando B le cuenta cosas a la peque, y se queja porque ésta no le contesta. Y he podido comprobar que es automático, el amor se multiplica ipso facto.

Y así voy a dejar que sigan mis días, haciendo lo que realmente me apetece, que es disfrutar de mis dos niñas. Con calma, saboreando cada instante e intentando no perderme detalle de esta nueva aventura. No creáis que voy a abandonar mi vida 2.0, eso en mí es imposible, pero la llevaré al ritmo que mi nueva vida me permita. Seguro que historias no me van a faltar, así que espero poder compartirlas con todos vosotros.

foto (2)

 Nos encantan las mañanas de remoloneo en la cama.

¡Un besito fuerte!

 

 

Regalos que enamoran

Por el segundo cumple de B, mi hermana (y madrina de la niña) y mi cuñado le regalaron una sesión de fotos. Desde su nacimiento siempre habíamos tenido ganas de hacerle fotos chulas pero nunca nos habíamos animado, o por falta de tiempo, o de dinero. Así que nos pareció una idea genial.

Queríamos que la sesión fuese con B como única protagonista (nosotros nos colamos un poquito) y por eso decidimos hacer la sesión antes del nacimiento de la hermana pequeña. Así, cuando sea mayor, tendrá un recuerdo de cuando era la única reina de la casa.

La sesión fue genial, y creo que el resultado nos encantará. Desde aquí quiero agradecer a la fotógrafa Ota su paciencia conmigo y mis ideas ‘pinterescas’; y a mi hermana por el regalo y por su tarea como assistant manager (que bien quedan los cargos en inglés, madre) durante toda la mañana.

Os dejo con unas cuantas fotos hechas por mi hermanísima que accedió a mi ‘tata coge la cámara y haz fotos de todo, please’. Cuando tengamos las fotos ‘oficiales’ os enseño una muestra. De momento, ahí va un aperitivo…

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

* Todas las imágenes del post de hoy pertenecen a Three Girls One Beard.